Beca a Japón

Dos de los tesoros con que cuento en mi vida como bonsaísta son mis amigos y la asociación a que pertenezco. Ellos me han permitido no solamente aprender bonsái, sino sentirme parte de una comunidad a la que admiro, amo y deseo pertenecer por el resto de mi vida.

El domingo pasado, enmarcado en las hermosas instalaciones de la Casa del Prado en el Balboa Park,  se celebró la reunión de abril del San Diego Bonsai Club. En esta reunión al dar su informe de actividades, la Mesa Directiva hizo pública una noticia que me lleno de alegría y me hizo constatar una vez más la valía de mis amigos y de la Asociación a la que pertenezco. Dave Rochester envestido en su calidad de Presidente, anunció que el SDBC dará una beca a Martha Alicia Buentello de Choy para estudiar bonsái en Japón.

Martha es una gran entusiasta del bonsái y me precio de que ser parte de sus amigos desde hace tres años. Es una mujer muy dinámica, llena de vitalidad y capaz de dar todo de si misma a las actividades que se dedica. Gran conversadora, trata a las personas con gran apretura y confianza, haciendo sentir aún a los que recién la conocen, como si fuera mucho el tiempo de conocerte y muchas las cosas que te unen con su amistad. Detrás de un lenguaje que muestra seguridad y contundencia en su dicho que pudiera intimidar a quienes no estén acostumbrados a los modales de las personas de la hermosa ciudad de Monterrey, hay una persona capaz de dar amistad sincera, de compartir con sus amigos lo bueno de la vida y de emprender proyectos conjuntos. Con el plus de que si compartes con ella tu gusto por el bonsái, los lazos de unión serán más fuertes porque  para Martha el bonsái no es solamente una pasión, sino una forma de vida.

Martha cuenta con muchas características favorables en la vida, internas y externas, que le permite dedicarse tan apasionadamente al bonsái. Ella tiene un espíritu emprendedor, energías física y mental enormes, fuerte determinación para lograr su objetivo y un ambiente familiar propicio para alcanzar su sueño.

A Martha la conocí en la Asociación Arte Bonsái Tijuana. La recuerdo trabajando en sus árboles, platicando con los asistentes a la reunión, compartiendo con los compañeros sobre bonsái. Y ahí junto a ella David, su esposo, apoyándola y disfrutando a su propia manera de este maravilloso mundo del bonsái. David asiste con ella a las reuniones del SDBC, a las Convenciones, a los talleres, a los viajes de compras y de recreo relacionados con el bonsái. Participa en los trabajos que la comunidad le asigna, actualmente es encargado de la biblioteca del SDBC,  publica en la revista de la Golden State Bonsai Federation y en la del SDBC. David, quien además es médico oculista, músico y un excelente cocinero, forma parte importante de la comunidad bonsái junto con Martha.

Andrés el hijo menor de Martha también es bonsaísta y una participante activo de esta comunidad. ¿Ven a lo que me refiero del ambiente familiar propicio con el que cuenta Martha?.  Ojala todos los bonsaístas tuviéramos la capacidad de poder integrar a nuestras familias en esta nuestra pasión por el bonsái. Y ojala nuestras familias fueran todas tan solidarias con nosotros como lo es la familia de Martha con ella.

Esto es lo que veo de Martha, pero, ¿cómo ven en el SDBC a Martha? Veamos algunos de los argumentos que dio David Rochester al hacer la propuesta ante el pleno del SDBC.

¿Quién es Martha Choy?

  1. Una persona muy singular. Es una apasionada del bonsái. Una esposa y madre devota. Su familia realmente apoya su esfuerzo.
  2. Es ciudadana Mexicana, lo que le da un matiz internacional: dos clubs y dos países que la apoyan.  Ella viaja a los Estados Unidos varias veces al mes para estudiar bonsái. Esta realmente involucrada con la comunidad bonsái en México y USA. Habla inglés, español y esta aprendiendo japonés. El lenguaje no será un obstáculo para ella.
  3. Es realmente una persona muy trabajadora por lo que creo que tendrá el aguante para el duro trabajo de aprendiz en Japón. La he visto en acción muchas veces, ella es el candidato perfecto, es incansable, fuerte y dispuesta a hacer todo lo que se le pida.

También era importante hablar en el pleno sobre los beneficios que traería a la Asociación Bonsái de San Diego mandar a Martha como becaria a Japón. He aquí el extracto de lo que se dijo.

¿Qué ganancia tendría el SDBC?

  1.  Tener el orgullo de enviar a uno de los nuestros a capacitarse. Somos un Club muy grande. ¡Podemos hacer cosas grandiosas!.
  2.  El conocimiento que ella traerá a su regreso será difícilmente igualado. Todas las mejoras que se han hecho en nuestra comunidad bonsái, son debidas a estudiantes que han devuelto el conocimiento adquirido al grupo que pertenecen.
  3. Los contactos que Martha establezca en su estancia en Japón, nos abrirán posibilidades en el futuro.
  4. De ser exitosa la experiencia de becar  a un estudiante, podemos repetir este proceso en el futuro.

Estos argumentos que se dieron, tanto para describir a Martha como para hablar de los beneficios que su beca en Japón traería a la Asociación, son un extraordinario ejemplo de la filosofía que guía a esta institución. El SDBC es capaz de hacer un reconocimiento institucional público de las virtudes de cada una de las personas; valora a quienes hacen trabajo por el bien común; da apoyo educativo,  moral y económico a sus integrantes de tal forma que esto propicia  su crecimiento como persona y como bonsaísta.

Como podrá verse, estas son algunas de las maravillosas características que vale la pena resaltar de esta Asociación a la que me honro pertenecer y de los amigos que me precio tener.

La noticia de que Martha se va por tres meses a estudiar bonsái en Japón becada por el SDBC me deja algunas reflexiones.

  1. Que una buena Asociación de Bonsái reconoce la valía de quienes la forman y los apoya para su crecimiento como bonsaistas.
  2. Que un buen bonsaísta aprende del conocimiento que su comunidad le comparte y trabaja para que este conocimiento adquirido tenga efecto multiplicativo.

Estoy seguro que estas dos conclusiones podrían ayudar mucho a que la comunidad bonsái latinoamericana sea cada día mejor. Ojalá muchas asociaciones y bonsaístas aprendamos de otros que nos han mostrado caminos que al andarlos, nos permitan ser mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.